top of page

El corazón de Dios para Venezuela

Venezuela, ubicada en la costa norte de América del Sur, es uno de los países con mayor biodiversidad del planeta, incluso alberga la cascada más grande del mundo, "Angel Falls" (presentada en la película de Pixar, "UP"). Bendecido por Dios con las mayores reservas de petróleo y gas natural del mundo, el país se ubica constantemente entre los diez principales productores mundiales de petróleo crudo. Sin embargo, en 1998, un país con un potencial infinito para crecer y prosperar, comenzó una espiral descendente con la elección de Hugo Chávez como presidente. Venezuela había caído en manos del socialismo.

El socialismo en Venezuela ha privado a las personas de su libertad y derechos humanos. La pobreza ha aumentado y las tasas de criminalidad son alarmantes.


Sin embargo, creo que lo que más ha lastimado a mi país fue el desalojo de todos los misioneros cristianos extranjeros. Alan Winter, presidente de Frontline Missions, comenzó a realizar viajes a Venezuela en 1999 junto con muchos otros misioneros extranjeros.


Aunque Frontline Missions no ha podido regresar a Venezuela desde 2012, el objetivo de estos equipos misioneros y otros era evangelizar y capacitar a nuevos líderes cristianos. De hecho, yo mismo fui impactado por este movimiento a la edad de quince años. Todavía vivía en Venezuela y mi amiga, Alexandra Esis, me invitó a una iglesia cristiana. Esta iglesia estaba llena de gente y la presencia de Dios era tan fuerte que casi se sentía abrumadora.


Para mi sorpresa, los pastores eran misioneros estadounidenses. Nunca olvidaré cómo esa iglesia misionera estadounidense impactó mi vida. Mi pasión por Dios se encendió en ese lugar. Años después, Dios me trajo a los Estados Unidos para obtener una educación superior y conocerlo como nunca antes. Luego, después de graduarme como higienista dental en 2012, Dios me llamó a mí misma para ser misionera. Actualmente estoy recibiendo capacitación bíblica de primera clase en Grace College of Divinity en Fayetteville, Carolina del Norte. Grace College of Divinity también participó en las misiones que alguna vez tuvieron lugar en Venezuela. ¡Hable acerca de las redes de Dios!


La situación en Venezuela solo empeora a medida que pasa el tiempo. Es desgarrador ver la tierra en la que creciste desmoronarse. Deseo que mi país esté libre del comunismo. Mi oración es que Dios nos dé un presidente, no según lo que merecemos, sino según su amor, gracia y misericordia (Romanos 5:20). Sin embargo, esto no traerá un verdadero cambio a mi país; los problemas políticos, sociales y económicos que aquejan a Venezuela son sólo superficiales frente a un problema más profundo que llega al corazón del hombre. Esto sería como tratar de curar un cáncer con aspirinas.


Lo que realmente necesitan los venezolanos es que sus corazones se enciendan con la Palabra de Dios y lleguen a conocer la verdadera libertad de Jesucristo. “Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz. Más cortante que toda espada de doble filo, penetra hasta dividir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos; juzga los pensamientos y las actitudes del corazón” (Hebreos 4:12). Por lo tanto, mi sueño es tomar mi formación bíblica, todo lo que he aprendido con Frontline Missions y mis habilidades como higienista dental para evangelizar, capacitar y discipular al pueblo de Venezuela.


Mi visión es que podría compartir toda la revelación y el conocimiento bíblico que he obtenido en Grace College of Divinity, así como mi creciente relación personal con mi Padre, con mis compatriotas. Preveo un momento en el que equipos como Frontline Missions vuelvan a las personas hambrientas de mi país. Al asociarse con iglesias y pastores locales, estos equipos serían ungidos para levantar líderes venezolanos que se mantendrán firmes en la Palabra de Dios y vivirán vidas que honren a Dios basadas en principios bíblicos. Venezuela necesita líderes apasionados por el avance del Reino de Dios y dedicados a ver a Jesucristo glorificado en cada familia y comunidad venezolana. Quiero ver líderes levantándose para crear un movimiento de crecimiento de la iglesia similar a un virus. Jesucristo es la solución. Dios promete en Deuteronomio 28:1-2: “Si obedeces fielmente al Señor tu Dios y sigues cuidadosamente todos Sus mandamientos que te doy hoy, el Señor tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán si obedeces al Señor tu Dios”.

Opmerkingen


bottom of page