top of page

Desde el corazón de Heidi

En 1 Tesalonicenses 2:8, Pablo describe el deseo de su corazón de servir a la gente diciendo: “Así que, deseándonos afectuosamente de vosotros, estábamos dispuestos a compartir con vosotros no sólo el Evangelio de Dios, sino también nosotros mismos, porque os habíais vuelto muy querido para nosotros.”


Desde la edad juvenil y celosa de 18 años hasta la edad madura y experimentada de 58, Alan y yo nos esforzamos por servir al Cuerpo de Cristo a través del discipulado de nuevos conversos, guiándolos al bautismo, persiguiendo y discipulando a los jóvenes y explorando las fronteras de los campos misioneros. . Al principio, tomamos las manos de adolescentes confundidos y suicidas. Más adelante en sus vidas, los asesoramos y empujamos hacia el crecimiento en Cristo. Muchos de ellos están en el ministerio hoy, para la gloria del Padre. Viajando por las naciones, lavamos los pies humildes de los indígenas y lloramos el estado despreciable de los venezolanos. Respondimos de buena gana y de todo corazón al llamado de ir... a cuidar... a dar. Hicimos esto juntos durante 40 años.

Con gran sabiduría y perspicacia del Señor, Alan dirigió las “tropas” a las misiones. Era fantástico en los malabares y notable en la resolución de problemas. La pasión y la audacia corrían por sus venas. Nunca olvidaré ver “Braveheart” antes de su primer viaje a Brasil en el 2000 y cómo hizo hervir su sangre cuando enfrentó por primera vez las grandes injusticias de la tribu Ingarico con el Dr. Eric Hoffler y Lyn Loveless.


Los tres hombres votaron por unanimidad no abandonar a sus nuevos hermanos, sino permanecer junto a ellos mientras enfrentaban las grandes discriminaciones del gobierno. El Ingarico les advirtió que la última vez que la tribu había intentado algún tipo de rebelión contra el gobierno, se encontró con un ataque violento y miles murieron en una sola noche en una incursión en llamas. Sin embargo, los hombres se mantuvieron firmes. Estaban dispuestos a arriesgar sus propias vidas en unidad con estos nuevos amigos. ¿Cómo podría una película estimular tal audacia de tres hombres blancos protegidos y mimados, excepto que Dios mismo los había dirigido a reunir a los "desvalidos" para gritar que este trato inhumano debe llegar a su fin?


¡Desde ese día, los Ingarico nunca han visto esas mismas injusticias! Dios usó a tres hombres dispuestos a estar con toda una tribu para cumplir Sus propósitos para ese momento. Momentos como estos provocan una respuesta que no solo quedó grabada en nuestros corazones, sino que los selló a la causa de Cristo.


Esto no solo afectó a Alan y a los otros dos hombres. También fue chamuscado y sellado en mi corazón como su alma gemela. El corazón de Dios me impulsa hacia adelante. Como el nuevo líder de Frontline Missions, ahora estoy comenzando a captar el viento del Espíritu Santo para nuestra misión: zarpar a la luz de la visión. El Señor está a mi lado, susurrándome en qué dirección moverme. Las batallas y las penalidades son muchas pero, sin embargo, tomo las riendas en obediencia al llamado y con valentía empiezo a proclamar que Dios está con nosotros y que no debemos temer. La Palabra de Dios es nuestro estandarte y nuestra fortaleza, asegurando nuestras almas maltratadas de la tormenta a Su ancla estabilizadora.

¿Qué ha estado diciendo Dios a Frontline? En 2017, el mensaje era mantenernos firmes y dejar que todos lamentáramos la pérdida de un gran líder. El equipo continuó notablemente sin perder el ritmo. ¿Como pudireon? Deben haber sido empoderados desde lo alto, ya que ellos mismos estaban muy afligidos y, sin embargo, la tarea estaba a la mano y ellos también respondieron al llamado de ir... a servir... a dar. Me quedé a un lado, observé su increíble respuesta y trabajo, ya que no solo completaron los muchos viajes misioneros planificados, sino que luego se superaron a sí mismos en la celebración de los 20 años de Frontline en octubre de 2017. ¿Cómo se llevó a cabo este maravilloso evento? Por un equipo increíble y unificado que se mantuvo firme en las dificultades de la tormenta. En todo lo que hicimos esa noche, quisimos glorificar a Dios y prodigar nuestro amor a quienes nos han apoyado.

Después de la marca de un año, Dios movió mi corazón y me dijo que era hora de encender la visión de Frontline. Su llamado original fue permanecer amplio y libre, encontrar las necesidades de los demás y encontrar a otros que puedan satisfacer esas necesidades. Conectando personas y recursos en el nombre de Cristo. Y hoy, Dios nos está guiando a ir verdaderamente a los rincones más lejanos de la tierra. Continuaremos apoyando a nuestros socios de misión en América Central y del Sur y ayudándolos a lograr nuevos proyectos como negocios y centros de capacitación para expandir el Evangelio. Al mismo tiempo, nos expandiremos hacia el este. A principios de este año, comenzamos una misión en España y en agosto viajamos a Francia y Moldavia para explorar opciones de trabajo futuro. La misión se verá diferente, dado que Europa tiene necesidades muy diferentes a las de América del Sur, pero nos permitirá flexionar nuestros músculos creativos en el desarrollo de diversas soluciones para satisfacer sus necesidades.


El Señor también nos está animando a regresar a Venezuela cuando la situación se vuelva más factible. Mientras tanto, podemos cuidarlos en los países limítrofes. Y estamos considerando realizar viajes de exploración al Cercano Oriente en el futuro. Con la expansión viene una mayor necesidad de recursos. Hemos escrito un artículo separado sobre algunos de nuestros proyectos anticipados en 2019 y más allá, junto con las necesidades de estos proyectos. Si está interesado en apoyarnos en oración, finanzas o simplemente está interesado en leer más sobre estas increíbles actividades, comuníquese con nosotros a info@fmusa.org. Pronto escribiremos otro artículo detallando algunos de estos proyectos.

¡Esta es una gran visión, pero todo lo podemos en Cristo que nos fortalece! Si proporciona una visión, ciertamente proporcionará un camino. A medida que avanza el año, enviaremos más actualizaciones sobre los proyectos futuros que el Señor ha puesto en nuestros corazones. ¡Es un momento emocionante! Venid, unámonos en una unidad intransigente y en un servicio desinteresado para llevar el mensaje liberador de Jesucristo a los confines del mundo.



Comentários


bottom of page